Laranjal, por José Manoel